Gran Logia Regular de AA.·.LL.·. y AA.·.MM.·. de la República del Perú 

COMUNÍCATE

CREADA EL 18 DE MARZO DE 1966 e.·.v.·. Inscrita en el asiento 17; folio 317, tomo 12, de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos

Fundadora de la Confederación de Grandes Logias del Perú

Valle de Lima - Oriente del Perú- Julio C Tello 1298 Lima 14

980810372

Ingresa tu texto aquí

COLUMNA DE LA BELLEZA
COLUMNA DE LA FUERZA

Se equivoca enormemente quien confunde el espíritu o la inteligencia con el alma.
No se equivocan menos aquellos que confunden el alma con el cuerpo.
De la unión del espíritu con el alma nace la razón,
de la unión del alma con el cuerpo nace la pasión.
De estos tres elementos,
la Tierra dio el cuerpo, la Luna dio el alma y el Sol dio el espíritu,
a través de los cuales el hombre justo, consciente de todas estas cosas es,
una sola vez durante su vida física, un habitante de la Tierra de la Luna y del Sol”.
Dicho por PLUTARCO, ciudadano romano nacido en Grecia en el año 46 de la era cristiana
.

Desde los tiempos más antiguos, los seres humanos buscaron entender el lenguaje del cielo y de las entidades espirituales que a través de él se manifestaban. Con el transcurrir de los siglos, la percepción humana quedó centrada en el estudio de los puntos luminosos en el cielo, las estrellas fijas, los planetas con sus movimientos. No obstante los más variados y precisos cálculos de la astronomía, el ser humano perdió la relación con las entidades espirituales que están detrás de estas fuerzas.

 

La postura masónica tiene un enfoque distinto, pues afirma, que en el universo no hay nada suelto o desconectado, estamos ligados por un enorme engranage que funciona en perfecto orden geométrico y matemático regido por fuerzas inteligentes-naturales que le son atribuidas al Gran Arquitecto del Universo.

Los seres humanos como parte de la naturaleza, somos una auténtica y tal vez, única especie con las condiciones y capacidades para trabajar en beneficio de ella y mejorarla. Aún cuando nuestro ciclo de vida como la conocemos en su forma material, en este cuerpo físico con fecha de caducidad, es finito, pero provisto de un diseño excepcional, que alberga en su interior, nuestro verdadero YO, aquel ser que emanado de una chispa divina recorre eternamente su camino luminoso hacia el perfeccionamiento y evolución.

 

La Ley de la Correspondencia citada en el Kibalion reza: “Como es arriba, es abajo; como es adentro, es afuera”. Afirma que este principio se manifiesta en los tres Grandes Planos: el Físico, el Mental y el Espiritual.

 

Una vez al año, en nuestro hemisferio, la Tierra completa su giro en torno al Sol, alejando su órbita al máximo posible, es así como se produce el día más corto y la noche más larga, es el Solsticio de Invierno que inicia el 2o o 21 de junio. En este momento la tierra ha llegado a lo que se denomina "sol estático" . En apariencia el sol se queda quieto en el firmamento terrestre por un periodo de tiempo, e incluso pareciera que retrograda o regresa en su carrera diaria, sin embargo, esto no es así, ya que el sol no se mueve alrededor del la tierra, sino que es ésta la que se mueve por su órbita alrededor del sol, tratándose solo de un efecto óptico, pero a partir de ese momento, durante los próximos 3 días el Sol en la Tierra empezará a crecer hasta alcanzar su máximo esplendor.

 

Simbólicamente para los masones y para toda la humanidad, el solsticio representa el momento en que la desesperanza toca fondo, el momento más oscuro de nuestra vida, para luego, lentamente y con mucho esfuerzo, salir de ella, tomando nuevas fuerzas, al ver como vuelve a brillar la luz del día. Representa entonces el nacimiento de una nueva esperanza, aquella que no se debe perder y sobre todo una magnífica oportunidad para hacer mejor las cosas. Precisamente ahora, en estos tiempos en que la humanidad está siendo golpeada por esta feroz pandemia que nos afecta en los aspectos más escenciales de nuestra vida; la salud, la economía y las relaciones sociales, obligándonos a cambiar nuestras costumbres por un largo tiempo.

 

En mi opinión el Gran Arquitecto del Universo se comunica con nosotros a través de la naturaleza y de ahí la importancia que debemos dedicar en estos tiempos del solsticio o del “Sol Quieto” un espacio a la meditación en la obra del altísimo y nuestra correspondiente responsabilidad en el orden del cosmos que debe empezar por el orden en nuestro interior.

 

Como seres humanos, sobre todo como iniciados, que hemos recibido la luz, no solamente es para iluminarnos y para hallar el camino de nuestra superación personal,  sino que nos pone en la obligación y compromiso moral de ser guías, y luminarias para la sociedad, basados en un estilo de vida cimentado en el uso de la razón, como librepensadores, sin dogmas, ni ataduras mas que las obtenidas por la conciencia que permitan alcanzar un nivel espiritual con tendencia a armonizar en el entorno circundante. 

 

Es el momento de ser más humanos, más fraternos en una sociedad confusa, convulsa y disminuida, que hoy vive su peor invierno. Es importante celebrar esta efeméride, recordando que somos hijos de la tierra, que nacemos, vivimos y morimos todos los días, de una forma simbólica, que es importante cuidar nuestro planeta y todos sus recursos, que cada día debemos buscar nuestro mejoramiento, a través de la reflexión y la práctica diaria de nuestros principios y postulados, con el objeto de lograr ser mejores personas y sobre todo, ser verdaderos basamentos para la reconstrucción de la humanidad. 

Por RH:. Simón Boza Durán

A.´.L.´.G.´.D.´.G.´.A.´.D.´.U.´.
gallery/el solsticio web